Back to Top

Selynn

Nacida para ser druida, conectada profundamente con la madre naturaleza, Selynn demuestra ser la mejor cazadora de su aldea. Diestra en todas las técnicas secretas que convierten a los elfos de los bosques de Mallevene, en un misterio, cuando fija sus ojos dorados en una presa tan solo hay un desenlace.

Como cazadora, Selynn ha sido siempre paciente e implacable, estando por encima de todos sus iguales en su pueblo. Su precisión con el arco ha trascendido a su tribu, siendo reconocida en todo Mallevene.

Como druida, la joven elfa ha mostrado una comunión directa con Madre Naturaleza, generando armonía con cada paso, equilibrando las violentas fuerzas naturales... o utilizando su poder.

"En el bosque nunca estás sola, tan sólo tienes que prestar atención."

Edannan (sur): Bosque de Mallevene

Los antiguos grimorios élficos rezan sobre los elfos y su venida al mundo de Endarth. Donde, con runas prácticamente olvidadas, son definidos como los “nacidos en armonía con la Madre Naturaleza“.

Los ojos dorados se consideraban a sí mismos los guardianes del equilibrio entre la vida y la muerte, en total consonancia con el mundo que les rodeaba. No obstante, muchos de ellos no entendieron el motivo para que algunas tribus partieran hacia las tierras del norte de Edannan, abandonando los bosques.

Los que se quedaron, defendiendo sus textos más antiguos, renegaron de sus hermanos ejecutando su más poderoso ritual: escribieron sus nombres y los símbolos de sus clanes en grandes pergaminos que fueron quemados, y las cenizas enterradas bajo árboles sagrados, en donde se realizaron ceremonias funerarias por sus almas. Todo esto les permitió segar la relación de los exiliados con la Madre Naturaleza y así continuar con su divino cometido: ser los guardianes de la naturaleza en el devenir de los tiempos.

La comunicación nunca se restauró entre los elfos. Las tribus de Mallevene continuaron habitando el bosque centenario, obteniendo todo lo necesario para subsistir y honrando su ancestral cometido.

Se dice que hay un árbol que siempre tiene sus ramas repletas de hojas doradas, al norte del bosque, del que cuelga una tabla con un consejo para el viajero inconsciente: “Este es el territorio de los nacidos en armonía con la Madre Naturaleza. Todo aquel que respete el equilibrio respirará su aire, beberá su agua y andará sobre su tierra. En cambio, aquel que siga la senda del caos será cazado sin piedad“.

Y esta advertencia no se debe tomar a la ligera: los elfos de Mallevene son implacables cazadores y castigarán sin dudar a cualquiera que no profese suficiente respeto a su tierra.

Mini de Selynn

Objetos

Los arcos de los elfos de los bosques de Mallevene son pequeñas obras de arte. Sus runas exteriores rezan sobre la letalidad de sus flechas, mientras que las interiores agradecen a Madre Naturaleza la caza obtenida.

Los ropajes de Mallevene son ligeros, pero inusitadamente resistentes. Los bosques abrazan y se funden con estos exploradores, los cuales son parte de ellos por derecho propio.